10 promesas que una pareja debería hacerse para tener éxito

Además de amor eterno, una pareja debería prometerse otro tipo de cosas, aquí te decimos diez que no deberían faltar en una relación

Ya sea en un momento de enamoramiento intenso, al comenzar una relación o frente al altar, las parejas se juran amor eterno, pero sabemos que esto no es suficiente como para mantener una vida mayoritariamente feliz.

Si estás pensando que esa persona con la que compartes una relación de amor merece ser algo más que un pasatiempo, hay un tipo de promesas que es buena idea hacerlas cumplir y pedir que el otro las cumpla.

Como un sello de garantía para que la relación funcione, aquí diez promesas que, según la sicóloga Jennifer Delgado del portal Rincón de la Psicología, toda pareja debería hacerse si quiere que su amor pase la prueba del tiempo.

1. Prometo escuchar. La comunicación en una pareja debe fluir ser en dos sentidos: Si deseas que tu voz sea escuchada, primero debes aprender a oír a tu pareja. Cada persona debe sentirse lo suficientemente cómoda en la relación como para expresar sus sentimientos e ideas. Por ello es necesario que cada cual sea lo suficientemente tolerante y abierto de mente como para escuchar y comprender al otro.

2. Prometo aprender. Así como con los estudios, de una relación de pareja también se aprende, tanto de lo positivo como de los errores que se cometen, sobre todo en estos últimos es indispensable poner atiención para no volver a cometerlos. Muchas veces la repetición de errores es lo que arruina una relación.

3. Prometo dejarte ser tú. Querer cambiar a quien se ama no es amar, sino tener expectativas irreales y esperar que nuestra pareja cambie solo para satisfacernos. De hecho, es probable que esas cosas que en un momento nos atrajeron, después las queramos cambiar. El amor verdadero implica una aceptación incondicional. Si amas a tu pareja, no la intentes cambiar.

4. Prometo vivir para nosotros. Muchas parejas se olvidan de compartir su vida diaria. Se ven un par de horas al día y llevan vidas separadas, como completos desconocidos. Si quieres que una relación funcione, es necesario que ambos se comprometan a vivir para el otro. No significa que perderán su individualidad sino que tomarán decisiones juntos y harán realmente vida en pareja. Discute tus sueños y objetivos con tu pareja, hazle partícipe de tu vida.

5. Prometo dejarte crecer. Una relación sana es aquella en la que cada uno logra crecer como persona. Si alguien asfixia al otro, le roba su intimidad y espacio, la relación está condenada al fracaso. Es importante respetar el espacio de la otra persona, apoyarla y ayudarle a conseguir sus sueños.

6. Prometo recordar lo maravilloso que eres. Dar por sentado que la otra persona siempre estará allí suele llevar al desencanto y al conformismo, además de que se comienzan a destacar más los errores y defectos que lo positivo que tiene. Un gran ejercicio para mantener vivo el amor es sentirse agradecidos por tener a esa persona a nuestro lado, recordando cada día por qué es especial.

7. Prometo cuidarte. No hay nada que una más a una pareja que pasar momentos difíciles. Cuando una persona nos ha apoyado se crea una conexión emocional muy profunda y difícil de romper. Por eso, asegúrate de estar disponible cuando tu pareja lo necesite, ese tipo de gestos valen mucho.

8. Prometo sorprenderte. La rutina es uno de los peores enemigos la pareja. Es importante que cada miembro se esfuerce por sorprender al otro y mantener vivos los detalles de los primeros tiempos. Piensa en las cosas que le gustan a tu pareja y sorpréndele, hazle saber que es importante para ti y que le amas.

9. Prometo perdonarte. El perdón es una habilidad esencial en la pareja. Sin él, los errores se irán acumulando, causarán resentimiento y se convertirán en una bomba de tiempo que explotará antes o después. En una relación de pareja es importante perdonar si ambos desean continuar adelante. Claro, no se trata de someterse al otro, pero si pretendes seguir con la relación, no puedes guardar resentimientos. Caso contrario, es mejor cortar por lo sano.

10. Prometo amarte cuando menos te lo merezcas, porque será cuando más lo necesites. Toda pareja tiene altibajos, es normal. Hay veces que una de las personas, presa del estrés o el resentimiento, dice o hace cosas que no debería. Aún así, es importante ser comprensivos y huir en el primer problema. Las parejas más felices no las que no tienen dificultades, sino las que logran vencerlas y salir fortalecidas de ellas.

En el amor y otros temas: ellas retienen, ellos sueltan

Por naturaleza, las mujeres tienden a retener y los hombres a soltar, esta condición se refleja mucho en las relaciones de pareja

Podría sonar gracioso que las mujeres retienen tanto que hasta presentan 80% más estreñimiento en comparación con los hombres, pero así es por naturaleza y eso también se refleja en las relaciones amorosas, asegura la psicóloga chilena, Pilar Sordo.

Este concepto lo ha estudiado y difundido por medio de charlas y de su libro ‘Viva la diferencia’ (Norma), en donde aclara que las propias características biológicas de cada sexo se externan en las relaciones afectivas, en la forma de resolver los conflictos, de superar los problemas y en seguir adheridas a las angustias, mientras que ellos lo llevan más fácil.

“Pareciera que dentro de lo masculino es natural la liberación y la capacidad de desprenderse y soltar los procesos; de hecho un hombre no puede generar vida si sus espermas no salen de él, por lo tanto, necesariamente debe soltarlos. Por otra parte, una mujer no puede generar vida si no tiene la capacidad de retener a un bebé dentro de sí misma”, explica Sordo al respecto de estas diferencias de género.

Ellas retienen

Pilar Sordo explica que la mujer está diseñada para retenerlo todo en tres niveles: guardando, memorizando y preguntando. Las acciones que realiza en este sentido implican “no dejar hacer algo” independientemente del agobio que eso les cause.

Estas son algunas de esas características que la psicóloga dice que simbolizan la retención:

– Guardar comida en el refrigerador (nevera) o en la despensa de la casa, cosas en el armario, todo “por si acaso” se ofrece. Llevar innumerables objetos en el bolso, en la maleta de viaje.

– Les cuesta desprenderse de las cosas, sobre todo de las que tienen un valor emocional.

– Esa capacidad de retención las hace tener mejor memoria, por lo mismo no olvidan fácilmente los problemas.

– Usan mucho frases como: “¿me quieres?”, “¿me extrañas?”, “¿cómo te fue?”, “pero cuéntame ¿qué te pasa?”.

– Ellas llaman, preguntan, lloran, reclaman, insisten, guardan, todos elementos de retentivos.

Ellos sueltan

“El hombre está hecho para avanzar y no detenerse: vive y olvida”, dice la psicóloga. Y mientras esto sucede, para la mujer se presenta el desafío de aprender a soltar y para el hombre, aprender a retener.

Otras características para ellos en cuanto a soltar son:

– Siempre están centrados en un objetivo y pueden pasar de uno a otro con rapidez.

– De alguna manera u otra, les es más fácil olvidar los conflictos y seguir avanzando. No piensan en todas las etapas que ese conflicto o proceso pueda tener, lo cual les hace seguir adelante con facilidad.

– Piensan en que nada sacan con preocuparse de las cosas si no las puedes solucionar en el momento.

– Pasar de una etapa a otra es una característica propia de ellos, por eso les es sencillo y son más rápidos al momento de restablecer las relaciones afectivas.

– Conflicto solucionado es conflicto olvidado.

– Usan mucho frases como: “cambia la cara”, “mejora ese ánimo”, “si ya te pedí perdón”, “¿para qué sigues enojada?”, expresiones que demuestran esa facilidad para salir del conflicto y avanzar, de soltar los problemas y preocuparse por objetivos nuevos.

– Ellos usan la rabia y el enojo para alejar lo que les molesta porque les es más cómodo; en comparación con las mujeres.

¿Qué es la terapia de abrazos y por qué necesitas una?

Tómate un momento para hacer memoria y preguntarte: ¿cuándo fue la última vez que recibiste un abrazo?

El ser humano ha olvidado muchas de sus necesidades más básicas y primitivas, como la del apego y el contacto físico con otra persona (pero no del tipo sexual, sino del que es casi es maternal). Por eso, desde hace algunos años se han puesto de moda las llamadas Terapias de Abrazos, métodos que recuperan esa capacidad innata de proporcionar bienestar por medio de la energía del cuerpo.

“Cuando dos campos se unen en un abrazo, comienzan a interactuar entre sí, creciendo y generando más energía. Este movimiento energético desintoxica física, mental y emocionalmente el cuerpo, permitiendo alejar tensión crónica, patrones de pensamientos negativos y sentimientos sin procesar como tristeza, miedo, enojo o angustia”, explica Sasha Cobra, precursora del Hugging Meditation y maestra de Nitvana energy work, una técnica de manejo de la energía corporal.

Pero más allá de creencias metafísicas, los beneficios de los abrazos han sido demostrados en varias ocasiones por diversas investigaciones científicas y abarcan desde beneficios para el corazón, contra la depresión, estrés y ansiedad, mejora la autoestima, detiene el apetito, combate el insomnio o disminuye el dolor.

Según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Chapel Hill de Carolina del Norte, tan solo un breve abrazo y 10 minutos de tomarse las manos al día ayudan a las parejas a reducir los efectos físicos nocivos del estrés, regulando su frecuencia cardíaca y presión arterial. Además, importantes hormonas relacionadas al bienestar emocional del ser humano, como la oxitocina, dopamina y serotonina, son liberadas “a través del contacto: desde abrazos y masajes hasta tomarse de las manos”, como explicó el Dr. en Psicología, Matthew J. Hertenstein de la Universaidad DePauw.

5 libros que te ayudarán a superar el dolor de una pérdida

Cada persona vive el duelo a su manera, por eso la experiencia individual de la lectura puede ayudar en el proceso

Es común que las personas digan a quien acaba de perder a un ser querido: ‘Ya no sufras’, ‘No te hace bien llorar tanto’, u otras frases en el mismo sentido; o que le aconsejen a quien apenas tuvo una pérdida personal: ‘Si lo tomas así, te hará más daño’, ‘Ya deja de sufrir’.

Pero en ambos casos se ignora la manera individual en que se enfrenta un duelo, y cuando la comunicación de un doliente disminuye hacia el exterior para encontrar refugio en sí mismo, quizá la lectura sea una manera de encontrar alivio.

Existen diversos textos acerca de cómo los seres humanos vivimos las pérdidas, porque nos enfrentamos a ellas quizá de manera más frecuente de lo que pensamos: al perder un empleo, el estatus social, un bien material, el amor de nuestra pareja, o la amistad de alguien que queremos. Todo eso implica un duelo, por breve que sea. Por ello, a manera de lista y con una breve reseña, te presentamos cinco libros útiles para superar una pérdida:

1. El duelo. Cómo integrar la pérdida en nuestra biografía y continuar viviendo plenamente / Gina Tarditi y Fernando Artigas Sabatés

La autora defiende, a lo largo de esta obra, la unicidad del ser humano, que siempre debe ser tomada en cuenta. Está convencida de que para ayudar al que sufre no existen fórmulas mágicas, pero que pueden ser de mucha ayuda ciertas dosis de ciencia, técnica y arte, que en manos sensibles y empáticas logren crear el espacio donde cada quien, a su ritmo y con sus propias herramientas, encuentre sus respuestas. Se trata de un texto concreto, digerible y cuidadoso que agrega un repaso por distintas corrientes terapéuticas para salir adelante en un proceso de duelo.

2. El hombre en busca de sentido / Viktor Frankl

En esta obra, el psiquiatra Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla? Las palabras del doctor Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.

3. Volver a empezar. Cómo salir bien librado de un rompimiento amoroso / Tere Díaz Sendra y Manuel Turrent

Este libro es una invitación a cuestionar las ideas que hoy resultan rancias y hasta tóxicas. Tere Díaz y Manuel Turrent nos llevan de la mano para poder atravesar por ese continuo que significa terminar una relación y seguir viviendo. Volver a empezar es una propuesta para reaprender a amar y recuperar la confianza, una oportunidad para re-significar el amor y la soledad; el pretexto para transformar los errores y las malas decisiones en crecimiento emocional. Elegir un nuevo camino, construirlo día con día, en soledad o en compañía, es una oportunidad para vivir comprometidos con nuestra felicidad y bienestar.

4. Todo pasa y esto también pasará. Cómo superar las pérdidas de la vida / Martha Alicia Chávez

Todos en algún momento de nuestra vida sufrimos la pérdida de alguien muy querido o incluso de algo que consideramos muy valioso: nuestros seres más cercanos, la pareja, un amigo entrañable, un objeto muy preciado, una mascota queridísima. Ante ello, es inevitable sentir angustia, tristeza, enojo, culpa o hasta podemos perder la confianza en nosotros mismos. Si no sabemos manejarlos, estos sentimientos pueden dejar en nosotros una huella muy profunda que contaminará nuestras vidas. Martha Alicia Chávez proporciona las herramientas para enfrentar este tipo de situaciones. Nos dice cómo podemos superarlas, cómo transitar por el difícil camino de la pérdida, del duelo, y recuperar así la alegría de vivir, la confianza en uno mismo y la propia identidad.

5. El duelo imposible. La familia y la presencia de los ausentes / Edith Goldbeter Merinfeld

El duelo implica, en el seno del sistema familiar, el manejo del lugar ocupado antaño por el desaparecido. A partir de estas observaciones, la autora ha desarrollado el modelo del “tercero pesante”, referido a un miembro de la familia cuyo rol parece esencial en el centro de todos los triángulos relacionales intrafamiliares. Su modelo enfoca el espacio que el ausente ha dejado desocupado y la manera en la que los familiares intentan ‘exorcizar’ este vacío.

25 frases para nunca renunciar a la perseverancia

La diferencia entre el éxito y el fracaso proviene de la persistencia y la voluntad de seguir luchando por tus sueños. Estas frases de no renunciar te recordarán que si vale la pena y finalmente encontrarás la manera.

Nunca te rindas en lo que realmente quieres hacer. La persona con grandes sueños es más poderosa que la que sabe todo.
– H. Jackson Brown, Jr.

Si te retrasas, corre más rápido. Nunca te rindas, nunca te rindas, y levántate contra todo pronóstico.
– Jesse Jackson

Tu victoria está a la vuelta de la esquina. Nunca te rindas.
– Nicki Minaj

Nunca debes renunciar a tu yo interior.
– Clint Eastwood

Nunca te rindas. Solo tienes una vida. ¡Ve a por ello!
– Richard E. Grant

Nunca te rindas con algo en lo que crees
– Steve Scalise

Nunca te rindas, y nunca te rindas.
– Hal Newhouser

Nunca te rindas porque las cosas reales toman tiempo.

Nunca te rindas a nadie Y eso incluye no rendirte tú mismo.

Puedes gritar, puedes llorar, pero no te rindas.

Renunciar no es una opción para mí.

Nunca fallas hasta que dejas de intentarlo.
– Albert Einstein

Es difícil vencer a alguien que nunca se da por vencido.

Nunca eres demasiado viejo para reinventarte.

Nunca te rindas sin luchar.

Cuando sientas rendirte, por qué empezaste.

Pensé en rendirme. Entonces noté quién estaba mirando.

Cuando el mundo dice “darse por vencido”, La esperanza susurra “inténtalo una vez más”.

En el momento en que estás listo para rendirte suele ser el momento justo antes de que ocurra un milagro. No te rindas.

El esfuerzo da su recompensa una vez que una persona se niega a dejarlo.

Si el plan no funciona, cambie el plan, pero nunca el objetivo.

Nunca te rindas. No importa qué tan difícil sea la situación, siempre cree que algo hermoso va a suceder.

Nunca te rindas, porque nunca sabes si el próximo intento será el que funcione.

Pronto, cuando todo esté bien, mirarás hacia atrás hacia este período de tu vida y estarás contento de que nunca te rendiste.

No hay atajos. Trabaja duro, sé paciente, constante y nunca te rindas.